Remedios caseros para el vómito.

3
Comparte Esta Pagina!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A lo largo de los años, uno de los síntomas más comunes en diversas enfermedades ha sido el vómito, como por ejemplo en enfermedades estomacales tales como la gastroenteritis, la indigestión, intoxicación por comidas en mal estado entre algunas otras, también viene siendo un síntoma bastante común durante los primero meses del embarazo así como también puede llegar a afectar muchas veces a los viajeros por el movimiento del carro, barco o del avión, otra causa del vómito vendrían siendo los malos olores. Para combatir el vómito podemos utilizar remedios caseros fáciles de preparar y así evitamos trasladarnos a un centro médico y atender nuestra afección desde la comodidad de nuestra casa.

Aquí en este artículo les traemos 6 remedios caseros para aliviar el vómito

Chupar Hielo para calmar las ganas de vomitar y rehidratarte al mismo tiempo.

A nadie le agrada vomitar, esta vez, aunque no lo creas y te parezca extraño, te traemos un remedio casero muy simple y pequeño como lo es chupar un hielo. Esto puede ayudarnos a controlar las ganas de querer vomitar. Basta con simplemente chupar el hielo por un tiempo aproximado de 3 a 5 minutos y cesaran tus ganas de vomitar, en caso de que regresen las náuseas podemos repetir el proceso. Lo mejor de este sencillo remedio casero es que no solo nos ayuda a que dejemos de sentir las ganas de vomitar sino que al mismo tiempo nos rehidrata lentamente, lo que conlleva a que nuestro cuerpo se vaya recuperando en caso de haber vomitado ya anteriormente, ayudándonos también a quitar el mal sabor que nos queda en la boca.

Jugo de Zanahoria y patatas, la combinación perfecta para el vómito.

Para esta vez te traemos un jugo considerado remedio casero para las náuseas, pero enfocado más específicamente en aquellas personas que padecen de gastroenteritis y esta enfermedad lleva como consecuencia las ganas de querer vomitar como ya lo mencionamos antes al inicio del artículo. Para preparar este sencillo remedio debemos lavar 1 zanahoria y colocarla en la licuadora, posteriormente lavamos 2 patatas, las pelamos y las colocamos juntos con la zanahoria y procedemos a licuar. Este jugo lo podemos ingerir 2 veces al día y seguramente nos ayudara a calmar y prevenir el vómito, así como también nos ayuda a estar hidratados y es muy fácil de digerir.

 

Jengibre y anís verde, un dúo dinámico en contra del vomito.

El jengibre es un ingrediente que no solo le aporta un sabor bastante peculiar a nuestras comidas, sino que también nos ayuda a mejorar nuestra salud gracias a que posee muchas propiedades curativas, entre ellas nos puede ayudar a controlar los espasmos causados por las ansias de querer vomitar, ya que es un antiespasmódico muy eficaz. Cuando hablamos de remedios caseros a base de jengibre, podemos encontrarlo en diversas presentaciones, bien sea fresco, molido o como lo vamos a usar nosotros esta vez: un rico té de jengibre con un toque de anís, cuyo último ingrediente, también se caracteriza por tener cualidades que ayudan a aliviar la sensación de querer vomitar, gracias a que éste nos ayuda a restablecer el correcto funcionamiento estomacal.

Toma un té de jengibre con anís verde dos veces al día y ya verás que poco a poco te empiezas a sentir mejor, y dile adiós a las ganas de querer vomitar.

 Canela para aliviar y prevenir el vómito.

A muchos de nosotros nos gustar comer galletas con canela o una fría y rica avena que tengan el sabor especial de este condimento utilizado mucho es postres e inclusive en algunas comidas saladas. Estudios han demostrado que no solo es una especia sino que también tiene muchas propiedades medicinales para tratar enfermedades como la Diabetes, resfriados y congestiones nasales entre otras, sin embargo esta vez usaremos la canela para tratar el vómito. Para preparar este oloroso remedio casero primeramente debes colocar en una olla con agua hirviendo 1 cucharada de canela en polvo o una ramita de esta misma, tapa la olla y deja hervir por unos 5 minutos aproximadamente, para finalizar debes colar la infusión  para limpiarla de cualquier impureza y así proceder a beber lentamente, lo cual te va a ayudar a detener las ganas de querer vomitar.

 Menta que te refresca y detiene el vómito.

La menta es una de las hierbas más conocida y usadas por todas las personas, tiene numerosas propiedades y se destaca por su agradable y refrescante aroma, mas allá de ser un calmante y relajante por excelencia, es indicada para aliviar la acidez estomacal, disminuye dolores y es muy bueno para combatir las náuseas y vómitos, sobre todo en aquellos pacientes que han sido sometidos a cirugías o que reciben tratamientos de quimioterapia.

En este caso en particular, usaremos la menta para preparas un remedio casero capaz de aliviar las ganas de querer vomitar. Para lograrlo podemos hacer un té de menta fresca rompiendo algunas hojas de la hierba y colocarlas en agua hirviendo, posteriormente dejaremos reposar durante uno 5 o 7 minutos aproximadamente. Seguido de esto vamos a tomar el té en pequeños sorbos.

Otra forma de utilizar la menta para calmar los vómitos es en la aromaterapia, colocándola a hervir para así inhalar su vapor al menos 2 veces al día o cada vez que sientas las náuseas.

Otras formas prácticas y sin recetas de detener los vómitos.

Hay otras maneras prácticas, sencillas y sin tanto proceso para ayudar a aliviar las náuseas y los vómitos, las cuales pueden ser usadas en conjunto con las otras ideas que ya antes fueron proporcionadas o simplemente usarlas solas.

Puedes probar estos pasos si no cuentas con las hierbas o elementos necesarios para fabricar una de las recetas que han sido mostradas anteriormente:

  1. Sal de tu casa, toma un poco de aire fresco y respira profundamente, puedes repetir este proceso hasta sentir tus nauseas más calmadas.
  2. Si estas en un lugar donde hay olores fuertes, especialmente los más desagradables como el de la basura o alimentos en descomposición, lo mejor es que salgas de ahí
  3. Otra opción puede ser acostarte con los pies elevados por encima de tu cuerpo

Recuerda que los vómitos frecuentes pueden conducir a la deshidratación. Por lo tanto, es importante mantenerse bien hidratado.




    Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

    Deje una respuesta

    error: Content is protected !!